Uno de los lugares de nuestro hogar al que le dedicamos más tiempo en cuanto a la limpieza se refiere es el baño.

El problema central que nos encontramos es que, como es el espacio donde se concentra la humedad, nuestra cancelería suele llenarse de cal, e incluso de moho.

Si no quieres usar el sin fin de productos que puedes encontrar en el súper por considerarlos agresivos y tóxicos para tu familia, puede recurrir a recetas caseras que resultan inofensivas para la salud.

Toma en cuenta estos 2 consejos infalibles para mantener como nuevos tus canceles:

Vinagre. La primera receta consiste en mezclar una parte de agua y otra de vinagre, de preferencia blanco, en un atomizador. Puedes echar directamente la mezcla en tu cancel, o bien, puedes hacer uso de un trapo. Verás como la suciedad se va muy fácilmente.

Bicarbonato. Cuando las manchas o el moho son muy profundas, lo que puedes hacer es mezclar tres cucharadas de bicarbonato de sodio en un litro de agua y agregar un chorrito de agua oxigenada a la mezcla. Revuelve muy bien y, con la ayuda de un trapo, limpia los canceles.